Salud Pública recuerda importancia de la dieta equilibrada en cena de fin de año

90

Con la finalidad de evitar impactos en la salud, el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social, recuerda a la ciudadanía en general la importancia de una dieta equilibrada y se ofrecen consejos clave para disfrutar de las comidas en estas festividades.

Menciona que las celebraciones de fin de año suelen estar asociadas a una abundancia de comidas y reuniones familiares, pero también a excesos alimenticios que pueden afectar la salud. Consciente de este escenario, el Ministerio de Salud destaca la importancia de mantener un estilo de vida saludable durante estas festividades.

Resalta que los especialistas enfatizan la relevancia de ciertas prácticas para disfrutar de las comidas festivas sin riesgos para la salud. Entre las recomendaciones principales se encuentran:

Pautas para una alimentación saludable en estas festividades:

1. Comer despacio y masticar bien: Ingerir los alimentos de manera pausada y masticar adecuadamente cada bocado ayuda a una mejor digestión.

2. Priorizar preparaciones sencillas y frescas: Optar por platos frescos y simples puede reducir la ingesta de salsas y grasas pesadas.

3. Incorporar frutas y verduras: Integrar frutas y vegetales en las comidas y postres añade nutrientes esenciales y frescura a las preparaciones.

4. Limitar el consumo de azúcar y grasas: Reducir el consumo de alimentos con altos contenidos de azúcar, sal y grasas es clave para mantener una dieta equilibrada.

5. Mantener la higiene alimentaria: Lavar adecuadamente los alimentos, mantener separados los crudos de los cocidos, cocinar completamente y mantener la cadena de frío son prácticas fundamentales.

Además de estas pautas, se recomienda seguir las cinco claves de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para la preparación de alimentos inocuos, resaltando la importancia de la higiene en la manipulación de alimentos para prevenir enfermedades transmitidas por ellos (ETA).

1. Mantener las manos, utensilios y superficies limpias.

2. Cocinar completamente los alimentos. 

3. Mantener los alimentos a temperaturas seguras.

4. Separar los alimentos crudos de los cocidos. 

5. Mantener los alimentos a temperaturas seguras.

Los síntomas más comunes de las enfermedades transmitidas por alimentos incluyen náuseas, vómitos, cólicos estomacales, escalofríos y diarrea, razón por la cual se hace hincapié en la necesidad de extremar las precauciones durante estas festividades para evitar complicaciones de salud.

El mensaje central es claro: disfrutar de las festividades no tiene por qué significar comprometer la salud. Con pequeños ajustes en los hábitos alimenticios y manteniendo prácticas de higiene adecuadas, es posible celebrar estas fechas sin riesgos para el bienestar personal y familiar.