Repatriados avanza en proceso de repatriación de los restos del ex futbolista

455

El pasado 9 de octubre fallecía en Buenos Aires Rubén Evaristo Fernández Real, a los 84 años de edad. Capitán y goleador de la selección paraguaya que se consagró campeona en el sudamericano disputado en Perú en el año 1953, jugó en clubes como Olimpia, Libertad, Boca Junior, Racing y San Lorenzo.

Familiares del fallecido solicitaron a la Secretaría de Repatriados la ayuda gubernamental para propiciar la repatriación de sus restos mortales hasta nuestro país; gestión que se concretaría en los próximos días.

Destacada Trayectoria:

Un día 2 de mayo del año 1931, nacía en Villarrica Rubén Evaristo Fernández Real, iniciándose en el futbol en el club Estero Bellaco de su ciudad natal, desde donde pasó al Olimpia de Asunción, hasta que un tío lo incitó a pasarse al Club Libertad, donde debutó a los 19 años y jugó entre los años 1950 y 1953.

En ese periodo, sus destacadas actuaciones en la delantera gumarela, le valieron la convocatoria a la Selección Paraguaya que se alistaba a participar del Campeonato Sudamericano (1953) que se disputó en Perú.  Rubén Fernández se consagró campeón de aquel torneo, siendo capitán y goleador de la selección, lo que le valió ser transferido desde Libertad a Boca Juniors de Argentina. El afamado club argentino venia de una racha de 8 años sin conocer de títulos y ya en su primer torneo (1954), Rubén Fernández se consagraba campeón con los “Xeneizes”.

Su carrera deportiva continuó en el Racing Club de Avellanera y el San Lorenzo de Almagro, pero una serie de lesiones lo obligaron a abandonar el futbol a la edad de 27 años.

Para ese entonces, ya había obtenido su título de Odontólogo (1955), ejerciendo la profesión en varios nosocomios de la capital porteña y su consultorio particular, llegando incluso a integrar por varios años el Departamento Médico de la Asociación de Futbol Argentino (AFA).

En suma, Rubén Evaristo Fernández Real fue no solamente un destacado deportista, sino también un profesional que supo ganarse su espacio en el competitivo mercado argentino. Un verdadero ejemplo para los jóvenes deportistas.

Fuente: Secretaría de Desarrollo para Repatriados y Refugiados Connacionales