Los candidatos progresistas apuestan por ganar Lima en las elecciones de Perú

49
En sus últimas horas de campaña electoral, Verónika Mendoza, candidata de Juntos por el Perú a la Presidencia, se despidió de la capital del país con una numerosa caravana vehicular. Por su parte, el rival Pedro Castillo, candidato por Perú Libre, con amplio apoyo en áreas rurales, prepara «la toma de Lima» antes del silencio previo a los comicios.
Los principales candidatos presidenciales de izquierda cierran sus campañas con la mirada puesta en conquistar votos en la ciudad más grande del país, tradicionalmente gobernada por partidos de derecha. Verónika Mendoza, de la coalición Juntos por el Perú (JP), realizó una caravana de vehículos por el centro de la capital, con apoyo de organizaciones feministas y obreras. A su vez, el docente Pedro Castillo, de Perú Libre, apuesta su último acto proselitista a a la épica consigna de «tomar Lima».
En la capital peruana, los candidatos mejor posicionados de la derecha son Hernando de Soto (de Avanza País), quien recientemente se vacunó contra el coronavirus en Estados Unidos; y Rafael López Aliaga (de Renovación Popular), quien también realizó una caravana vehicular (aunque escuálida) por el centro limeño.
En las últimas 24 horas de campaña, las y los candidatos derechistas (la mayoría de los 18 en competencia) se dedican a intercambiar ataques. Ya dejaron de lanzar sus dardos a los postulantes progresistas, porque saben que ahí no van a obtener ningún voto. Pero entre Aliaga, De Soto y Keiko Fujimori —quienes tienen un perfil de votante similar— intentan denodadamente birlarse algún apoyo.