La permanencia de Messi en el Barça, un salvavidas para La Liga como marca

209

MADRID, — El culebrón Leo Messi llega a su fin. Tras declarar su pérdida de fe en el proyecto deportivo y anunciar su intención de abandonar el equipo, el jugador argentino se quedará finalmente en Barcelona para, según dice, evitar un enfrentamiento judicial.

Más allá del conflicto legal sobre si su contrato permitía su marcha gratis o si el club tenía razón al reclamar el pago de una cláusula de rescisión de 700 millones, lo que está claro es que su permanencia es un soplo de aire fresco en términos económicos para la Liga, aunque sea por un año.

El fantasma de la marcha de Messi ponía a La Liga en una complicada tesitura, ya que el próximo año habría tenido que negociar por primera vez la venta de sus derechos de televisión sin la presencia del argentino ni de Cristiano Ronaldo, que dejó el Real Madrid en 2018.

 

El propio presidente de La Liga, Javier Tebas, admitió públicamente en el mes de junio —antes de estallar el culebrón— que la marcha del astro argentino supondría un golpe económico.

«La salida de Cristiano Ronaldo tuvo un impacto mínimo, casi nulo, en La Liga. Llevábamos un trabajo de varios años para hacer que, a nivel internacional, la Liga estuviera por encima de los jugadores», señaló en declaraciones a la radio RAC1.

No obstante, acto seguido añadió que «en el caso de Messi, que es el mejor jugador de la historia del fútbol y que siempre ha jugado en esta Liga, sí notaríamos algo».

Interés internacional

Según datos recopilados por el diario ABC, tras la marcha de Neymar del Barça —con Ronaldo aún en Madrid— la competición adjudicó su mayor lote de derechos de emisión para el trienio 2019-2021 a Telefónica por 980 millones de euros, un 5% menos que el anterior.

Esta leve caída se vio compensada por un aumento del 15% en el ingreso del resto de lotes respecto al resto anterior, aunque quedaron 500 millones en lotes no adjudicados.

Sobre todo, la caída fue compensada por la venta a Mediapro de derechos de explotación internacional hasta 2024, un incremento del 30% respecto al contrato anterior.

 

Es precisamente en la venta de derechos de emisión internacionales donde se juega la mayor parte del pastel, ya que además de los ingresos directos, el interés por la competición fuera del país tiene un efecto multiplicador en la capacidad de atraer patrocinadores.

A nivel nacional, el interés de España por el fútbol está muy arraigado a nivel emocional, y para el aficionado medio —incluso para el del Barça con Messi— es más importante el club que el jugador, pero desde fuera no se ve igual.

Según explica a Sputnik el experto en marketing deportivo Eduardo Fernández-Cantelli, entre el público extranjero es más común que «se tienda a personalizar los afectos hacia el jugador», por lo que «muchos no son seguidores del Barça, sino que lo son de Messi».

«Cuando se vaya el jugador de turno a otra franquicia esos seguidores dejarán de seguir al club en el que estaba y lo harán con aquel al que llegue», añade Fernández-Cantelli, profesor en la IE Business School y exdirector de marketing en la sección de baloncesto del Real Madrid.

Por eso mismo, la no marcha de Messi es una buena noticia para el fútbol español, porque no arrastra a sus seguidores hacia otros mercados.

Para Fernández-Cantelli, la marcha de Messi habría supuesto una pérdida de valor para La Liga como marca «de forma inmediata», ya que «los derechos de televisión se basan principalmente en la capacidad de interés que genera la competición».

Sergio Ramos: «Leo hace mejor a La Liga»

Quizás es por eso que hasta sus rivales, que le seguirán sufriendo en el campo, se mostraron a favor de su permanencia en el Barça. Una de las figuras más destacadas en hacerlo fue Sergio Ramos, capitán del Real Madrid y la Selección Española.

«Por supuesto que para el fútbol español, para el Barcelona y para nosotros, que nos gusta ganar estando los mejores, nos gustaría que permaneciera aquí (…) Leo hace mejor a la Liga española y a su equipo, hace más bonitos los Clásicos», dijo en rueda de prensa

Esta posición fue compartida también por clubes más modestos: «La salida de Messi restaría seguimiento de espectadores internacionales y eso nos afecta negativamente a todos. Hay mercados como el asiático en los que los aficionados son de jugadores, no de equipos», dijo hace unos días el director general del Osasuna, Fran Canal, en declaraciones a El País. 

En ese sentido, Eduardo Fernández-Cantelli destaca que la marcha de Messi habría afectado de forma más importante a los clubes modestos, ya que el Fútbol Club Barcelona y el Real Madrid pueden sobrevivir a estos golpes al ser «marcas que están por encima de las personas».

«La velocidad de recuperación de estas marcas será más alta que la de La Liga», añade.

Por el momento, Messi tiene un último año de contrato con el Barça. No se sabe qué pasará después, pero su permanencia es una buena noticia para la industria del fútbol, que según un estudio de PwC en España genera el 1,37% del PIB y más de 185.000 empleos.