La OMS llama a comenzar la investigación del origen del COVID-19 por ciudad de Wuhan

81

PEKÍN, — Es importante comenzar la investigación del origen del coronavirus precisamente por Wuhan, donde se produjo el primer gran brote, declaró Marion Koopmans, portavoz del grupo internacional de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El Comité Estatal de Salud de China informó horas antes que esa delegación de expertos de la OMS llegaría a China el 14 de enero para averiguar el origen del COVID-19.

«En esta etapa, no creo que debamos descartar nada, pero es importante comenzar en Wuhan, donde ocurrió el primer gran brote», dijo Koopmans en una entrevista con la cadena de televisión CGTN.

La científica llamó a abrir la mente «a todas las hipótesis» del surgimiento del coronavirus, sin olvidar que fue precisamente en Wuhan donde por primera vez se supo sobre la propagación del virus.

 

Desde el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud califica como pandemia la enfermedad COVID-19 causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 detectado en la ciudad china de Wuhan a finales de 2019.

La nueva cepa ‘nipona’

A su vez, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, comunicó que la nueva mutación de coronavirus descubierta la semana pasada en Japón por ahora no hizo el COVID-19 más peligroso.

El 10 de enero, los especialistas del Instituto de enfermedades infecciosas de Japón declararon haber detectado en cuatro personas provenientes de Brasil una nueva cepa de coronavirus, distinta de las detectadas en el Reino Unido y Sudáfrica.

«De momento la nueva variante todavía no hace el virus más agresivo», aseguró Ghebreyesus este 11 de enero en una rueda de prensa.

Señaló que cuanto más se propague el virus, más posibilidades hay de que aparezcan nuevas cepas, lo que a su vez podría aumentar la incidencia y obstaculizar aún más el funcionamiento de hospitales.

De esta manera, Ghebreyesus enfatizó la importancia de continuar cumpliendo con las normas sanitarias necesarias, como llevar mascarillas y respetar el distanciamiento social para hacer frente a la propagación del patógeno.

El pasado 19 de diciembre, las autoridades sanitarias del Reino Unido confirmaron la presencia en el sur del territorio británico de una nueva cepa del SARS-CoV-2 que se propaga con más rapidez y, según las estimaciones iniciales, podría ser un 70% más contagiosa, si bien no hay evidencias de que esta mutación repercuta en la gravedad de los síntomas, la tasa de letalidad, la respuesta de los anticuerpos o la eficacia de las vacunas.

Mientras, otra cepa del coronavirus se registró en la República Sudafricana.

Numerosos países ya anunciaron la suspensión de vuelos desde el Reino Unido y Sudáfrica para evitar la propagación de las nuevas cepas del virus.