Fundación Tesäi procedió con complejas cirugías a dos recién nacidos

190
Compleja cirugía en Fundación Tesäi
Bebés fueron operados por fundación Tesäi

Gracias al convenio social con la ITAIPU Binacional, dos bebés que nacieron en el Hospital Materno Infantil Los Ángeles fueron sometidos a una compleja cirugía llamada “Atresia Esofágica”, procedimiento que fue llevado a cabo por brillantes especialistas de la Fundación Tesãi, siguiendo el mandato del Gobierno Nacional de promover una salud gratuita y de calidad con fuerte componente humano y social.

El procedimiento tuvo COSTO CERO para ambas familias que son de escasos recursos económicos, como parte de la responsabilidad social de ITAIPU Binacional en beneficio de cientos de compatriotas de comunidades carenciadas del Alto Paraná y región.

La atresia esofágica es un defecto de nacimiento en el que parte del esófago del bebé (el tubo que conecta la boca con el estómago) no se desarrolla en su totalidad.

El procedimiento estuvo encabezado por el Dr. Freddy Velázquez, especialista en cirugía pediátrica e integrante del staff médico de la Fundación Tesãi, junto a un equipo de profesionales paraguayos de sólida formación y experiencia como el Dr. Guido Venialgo, médico y director del Hospital Materno Infantil Los Ángeles, quien también estuvo acompañando la intervención.

Asimismo, el profesional destacó el admirable trabajo de los demás especialistas que acompañaron la intervención, los cirujanos Guido Galeano, Judit Duarte y Rodolfo Arias, anestesiólogos Dr. Juan Manuel Alderete y Dra. Isabel Escobar, terapistas neonatales Marcelo Martínez y Gabriela Candia, y todo el excelente plantel de enfermería e Instrumentadores.

Antecedentes

El primer caso fue de un recién nacido de sexo masculino, con un peso de 2,700 gramos que fue operado el pasado lunes 8 de abril en el Quirófano Inteligente del Hospital del Área 2. Con una diferencia de apenas unos días, nació otro bebé con la misma malformación en el Hospital Distrital de Hernandarias y luego derivado a la unidad Neonatal del Hospital Materno Infantil Los Ángeles, así como el anterior se trataba de un neonato de sexo masculino y con un peso de 3.300 gramos, cuya intervención se realizó el último viernes 12 de abril, también en la Fundación Tesãi.

Cabe resaltar que, presenciar dos nacimientos en una sola semana con este tipo de malformaciones es algo muy inusual, ya que la estadística habitual es que nazcan 1 de cada 5.000 nacidos vivos, es decir a veces pasan uno o dos años sin nacer una patología como esta.

Ambos presentaban una malformación congénita llamada atresia esofágica del tipo 3 que consiste en tener las dos secciones separadas (esófago superior e inferior) que no se pueden conectar, imposibilitando el paso de la leche desde la boca al estómago, y al ser del Tipo III significa que además de la Atresia tenía otra anomalía llamada Fístula Traqueoesofagica que comunica de manera anormal la vía respiratoria a la vía digestiva produciendo dificultad para respirar.

Mínimamente invasivo

Habitualmente en el Paraguay, esta cirugía se realiza mediante la apertura del tórax a través de un corte sobre las costillas produciendo una gran invasividad en los tejidos y a veces dejando secuelas.

Lo destacable e innovador de esta noticia es que ambas cirugías fueron abordadas mediante una técnica de mini invasiva llamada Videotoracoscopía, la cual requiere de un conocimiento y entrenamiento amplio en esa técnica, con esto se evita los grandes cortes y se trabaja a través de pequeños orificios de 3mm.

Hoy día la técnica de Laparoscopía y Toracoscopía neonatal solo es practicada en los grandes Centros de las capitales de primer mundo que cuentan con tecnología y profesionales capacitados. “Por eso estamos muy orgullosos en ser los pioneros en resolver las malformaciones congénitas complejas por esta técnica en el Paraguay. Hecho del cual todos los alto paranaeneses deben sentirse orgullosos, esto significa un hecho histórico para la comunidad científica y médica”, subrayó el destacado cirujano pediátrico.

La cirugía consistió en reconstruir ese segmento del esófago faltante, para que pueda volver a alimentarse, y además fue necesario cerrar esa fístula traqueal a fin de garantizar una respiración normal. Si estos defectos no son corregidos el índice de mortalidad llega prácticamente al 100%”, explicó el especialista.