Festival Rock Underground Made In Paraguay espacio cultural desarrollado en 1996

248

El 14 de diciembre de 1996, finalizó el ciclo del denominado Festival Rock Underground Made In Paraguay, realizado en el teatro de El Lector II. Este evento se desarrolló cada primer viernes del mes en el local de la discoteca H y C.

El organizador de éstas jornadas, dedicadas al apoyo a todas las bandas paraguayas emergentes del mencionado género, Carlos Acuña destacó que la idea nació con la necesidad de montar una productora de eventos, para organizar conciertos exclusivamente de la movida rockera underground paraguaya.

Resaltó que el objetivo era hacer viable un escenario en el cual los grupos pudieran mostrarse con un equipo de sonido decente. Además que el público rockero/metalero, tuviera una cierta continuidad de conciertos con un costo de entradas asequible.

De ésta manera surgió EIRU Producciones, integrado por Rocío Núñez Noguera, Sandra Udrizar, Leticia Gómez, Joaquín Livieres y Carlos Acuña. Pero la idea no se llegó a formalizar, porque no resultó económicamente.

Por otro lado, Carlos Acuña, explicó que si es en relación a la movida actual, hoy está mucho más interesante la puesta en escena de los grupos, técnicamente hablando. «Los grupos se esfuerzan bastante por tener una presentación de muy buen nivel. Ayuda mucho en la actualidad, que hay muy buenos equipos dispuestos para los conciertos, no faltan locales abiertos exclusivamente para eventos rockeros/metaleros, también el equipamiento de los muchachos es de primera, lo cual facilita mucho tener una calidad de audio excelente para las presentaciones», refirió.

Agregó que de lo que sí seguimos adoleciendo es la casi total falta de producción que sigue muy vigente hasta ahora. «Los grupos dejan como innecesario el rol del productor, pero ahí es donde estamos fallando. Los grupos deben tener un productor como integrante fuera del escenario, para cuidar los detalles de una puesta en escena. Desde asegurarse de que los cables de los instrumentos no estén fallados, hasta incluso negociar el cache del grupo de acuerdo a la ocasión. Es la principal falencia de la mayoría, de los que muchos grupos son de primer nivel pero quedan deslucidos en sus presentaciones, ya que pretenden gestionar la producción desde el escenario, y eso no é visto que le funcione, a ninguno.», manifestó.

Añadió que en cuanto a la asistencia del público a las convocatorias, sigue igual de pésima. «Y como no estoy muy metido actualmente en la movida, no puedo decir si es a causa de la poca promoción de los eventos, o la apatía del público para con los proyectos de rock nacional. Mejoramos la parte técnica, pero seguimos igual en cuanto al factor de público en nuestra escena rockera», afirmó.

También, expresó que el deseo primario era crear un espacio para presentaciones de los grupos de la movida local con una puesta en escena decente, en cuanto a escenario, sonido e iluminación. «Que los grupos se preocuparan solo de su actuación en el escenario, y no de todo lo que conlleva montar el espacio para la presentación, incluso procuramos siempre, por lo menos pagar lo mínimo que podíamos en cada evento, a todos los grupos, como el transporte de los equipos por ejemplo, o para el combustible del móvil, al menos. Procuramos que el toque no sea gratuito», explicó.

Agregó que a pesar de que generalmente solo contaban con las entradas al evento, como fondo de la producción, el resto, salía de mi bolsillo. «Tuvimos poco o nada de apoyo de empresas, a pesar de que tocamos muchas puertas. La expectativa era crear una rotación regular de presentaciones de grupos por lo general de estilos poco comerciales, desde el punk rock, al death metal, todos bien underground», indicó.

Seguidamente, destacó que la movida Rock Underground Made In Paraguay fué la creación de un espacio abierto a grupos de todos los estilos, en un tiempo que estaba escaso de escenario para nuestra escena de garage local, «justo cuando pareciera que se olvidaron del underground nacional, específicamente», señaló.

Mencionó que cerraron la movida Rock Underground Made In Paraguay el 14 de diciembre de 1996 con un super festival en el Lector 2, con 11 grupos en vivo. «Fue un evento genial, y lo estuve pagando por un año, creo. Pero, lo hicimos. Fue un año inolvidable para nosotros, una experiencia irrepetible. Atesoro todo lo vivido ese año, como una de las mejores épocas de mi realización en lo personal», afirmó.

Finalmente,  Carlos Acuña resaltó que realizaron lo mejor que pudieron, para abrir un espacio de expresión cultural para grupos que no tenían como hacerse escuchar, por los costos que conllevaba montar una presentación en ese tiempo.