Expresidente ecuatoriano Bucaram anunció candidatura presidencial pese a investigaciones por corrupción

158

Abdalá Bucaram está relacionado con los presuntos delitos de tráfico de armas y bienes patrimoniales, además de peculado en contrato de insumos médicos.

El expresidente de Ecuador, Abdalá Bucaram, aseguró este lunes que será candidato a la presidencia para las elecciones que se llevarán a cabo el próximo 7 de febrero.

Bucaram anunció su candidatura pese a que es investigado por los delitos de tráfico de armas y bienes patrimoniales. También es sospechoso de presunto peculado en contrato de insumos médicos.

El exmandatario fue capturado en su casa el pasado 3 de junio. La Fiscalía de Ecuador señaló que se “allanó el domicilio del expresidente, ubicado en Kennedy Norte (Guayaquil), dentro de las investigaciones iniciadas por presunto peculado en compras de insumos médicos en el Hospital del Seguro Social”.

En el procedimiento, Bucaram tenía en su poder un arma de fuego sin permiso para portarla.

Durante las investigaciones por posible corrupción en la compra de insumos médicos para el hospital del IESS en Guayaquil, la Fiscalía informó que también están vinculados parientes del expresidente.

En ese sentido, el viernes 31 de julio la justicia ecuatoriana dictó prisión preventiva contra Dalo, Jacobo y Mishel Bucaram, hijos de Abdalá Bucaram, por la presunta asociación ilícita para la venta irregular de insumos a hospitales de Guayaquil.

Abdalá Bucaram solo ejerció la presidencia de su nación por cinco meses y 25 días. Tomó posesión el 10 de agosto de 1996 y fue destituido por el Congreso ecuatoriano el 6 de febrero de 1997.

En su corto mandato trazó un derrotero de ajustes económicos, políticos y sociales que duraron por lo menos 10 años. Sin embargo, los seis meses en el poder le fueron suficientes para verse involucrado en escándalos administrativos por corrupción y nepotismo.

Bucaram fue acusado de desviar millones de sucres (antigua moneda ecuatoriana) en el marco del proyecto ‘Mochila escolar’, con el cual se buscaba dotar a los niños de bajos recursos con útiles escolares y alimentación.

Dicho programa, estimado en unos USD 40 millones de la época, nunca se llevó a cabo. Por lo mismo, Bucaram, junto a la entonces ministra de Educación, Sandra Correa, fueron involucrados en un proceso judicial que prescribió en el 2017.

Bucaram fue enjuiciado por peculado después de haber girado 11.000 millones de sucres de los gastos reservados de la Presidencia a cuentas de agentes de seguridad del Palacio de Carondelet (casa de Gobierno).

El llamado ‘Loco’ Bucaram ejecutó una estrategia económica planeada por Domingo Cavallo (ministro de Economía en Argentina durante el ‘Corralito’) que aumentó el costo de servicios básicos como la electricidad, el gas doméstico, el agua potable y la telefonía, originando un fuerte descontento social que desembocó en protestas a nivel nacional y paros que aceleraron su derrocamiento.

Tras 11 días de revueltas en las calles, el poder legislativo destituyó a Bucaram por “incapacidad mental”, una figura consagrada en la Constitución que permite declarar vacante el cargo de presidente.

Bucaram dejó el Palacio de Carondelet y se autoexilió por 20 años en Panamá. Cuando regresó a su país, respaldó la candidatura del actual jefe de Estado, Lenín Moreno.

Fuente: Agencia de noticias Anadolu.