El Cuarteto de Nos además de su música dejó preguntas existenciales a un público que celebró el show en el SND Arena

202

La banda uruguaya de rock El Cuarteto de Nos, dejó en la noche del sábado al público presente en el SND Arena, la pregunta existencial, si la sociedad es “la creadora o la destructora”. El show se inició a las 21.30 horas ante un recinto colmado de fans de todas las edades, quienes no dejaron de corear las canciones clásicas y las que integran el álbum Lámina Once.

Flan, El hijo de Hernández, Ya no sé qué hacer conmigo, Lo malo de ser bueno y Roberto fueron los temas que rompieron el hielo ante más de 10.000 personas ansiosas ante la espera a que El Cuarteto suban a escenario.

Las primeras cinco canciones, elevaron la temperatura de la ya cálida que se sentía en el recinto de la Secretaría Nacional de Deportes. Gritos, cánticos, saltos, otros llevando el ritmo de los instrumentos, fueron la apertura de un show que comenzaba a llenar las expectativas.

El vocalista Roberto Musso, luego de agradecer al público por su presencia y destacar que se trata del concierto más importante de la agrupación uruguaya, dejó la pregunta existencial, sobre si la sociedad es “la creadora y la destructora”. Los presentes quedaron pensativos, hasta que suena el siguiente tema, Chivo Expiatorio.

Nuevamente, el cantante hace un juego de palabras para expresar mensajes relacionados con la creación y destrucción y lo referente al tiempo espacio, en los temas Frankeistein Posmo y Cómo pasa el tiempo.

El concierto siguió como Mario Neta, para proseguir con otro contacto público banda: y preguntar la calificación del concierto, para luego continuar con Maldito Show, Cinturón Gris y la ya emblemática y filosófica, Contrapunto para humano y computadora, donde la música fusiona con el relato teatral realizada por Roberto, hecho que encendió la algarabía de los presentes.

La parte melancólica que llegó a la emoción entre hija y padre presente, fue La Niña no Llora, oportunidad en que la banda recibió el coro en los tres sitios donde estuvo el público alojado en el SND Arena.

El final, antes de la nueva entrada del Cuarteto de Nos, fue muy energético porque los fans no pararon de cantar, saltar y divertirse con Hombre con alas, Gaucho Power, Miguel gritar y el ya famoso Invierno del 92.

La banda, integrada por Roberto Musso, en las voces y guitarra; Gustavo Antuña, en la guitarra; Santiago Marrero en el bajo y teclados y el baterista Álvaro Pintos, dejaron el escenario para retornar con más fuerza y energía ante un público que no dejó de corear el nombre del Cuarteto de Nos.

El show se cerró con Buen día Benito, Nombres y Yendo a la casa de Damián, tiempo en que la comunicación entre El Cuarteto y el público fue tremendo porque los decibeles aumentaron hasta que dejaron el escenario, en una noche calurosa, pero que será recordada por el despliegue sonoro, de luces y por sobre todo el repaso de sus mejores canciones que fue el conato para que los fans de todas las edades salgan satisfechos del SND Arena.