Dificultades de la naturaleza inciden en el desarrollo del comercio internacional paraguayo

252
Barcazas varadas por bajante del río

 

Con la apertura de las compuertas de Itaipú, barcazas que se encontraban estacionadas desde hace 2 meses en los puertos del río Paraná, iniciaron la navegación. Sin embargo, en el río Paraguay, también existen  pasos críticos para la navegación  con carga reducida y gastos adicionales que inciden en el flete.

Estos factores repercuten en la competitividad del país por el encarecimiento de la exportación en comparación con otros países por nuestra condición de mediterraneidad.

A esto se suma la escasez de contenedores  por el desbalance del comercio causado por la pandemia y afectando a la parte logística, expresó preocupado el vicepresidente de la Cámara Paraguaya de Exportadores, César Ross, al hablar de las dificultades de la navegabilidad de nuestros ríos.

“Paraguay tropieza con la falta de contenedores, dificultando la exportación e importación agregando el encarecimiento de fletes, que subieron 400 por ciento sobre todo hacia los países lejanos como China, por nuestra ubicación en Sudamérica” mencionó.

“La situación es muy difícil. Es tan grave como la bajante de los ríos. Hay deberes que hacer a nivel interno y otros con Argentina, Brasil y Bolivia para mantener la navegabilidad de la Hidrovía por falta de lluvia. Se requiere trabajo para mejorar y mantener los pasos difíciles”, dijo.

“Hace años que no se consensua una acción que nos lleve a un río navegable las 24 horas, durante los 365 días del año. Todos nos movemos para lograr el plan de mantenimiento e intervención pero es  lento cuando se comparte con otro país por los intereses creados  en el proceso”, reveló César Ross, en contacto con “Paraguay Puede” de Radio Nacional del Paraguay.