Paraguay estará entre los países con más rápida recuperación económica tras el efecto COVID-19

10175
270515 Madrid Rebeca Grynspan en la sede de la Secretaría General Iberoamericana SEGIB. Fernando Sánchez/SEGIB

Paraguay será uno de los países con más rápida recuperación económica tras la pandemia causada por el nuevo coronavirus (COVID-19), según estimó la titular de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Rebeca Grynspan en comunicación con Radio Nacional del Paraguay.

“Aunque no pueda predecir una fecha, yo creo que la recuperación económica va a ser rápida para el Paraguay. Si bien en 2021 habrá una caída en todos los países latinoamericanos, en algunos la recuperación será más acelerada”, aseguró.

En ese sentido sostuvo que se espera que Paraguay crezca por encima del 3% en el año 2021.

No obstante, Grynspan no descartó que seguirán habiendo sectores afectados, los cuales requerirán apoyo y asistencia por parte del Gobierno. “No caben dudas de que algunos sectores se verán más afectados que otros y les costará un poco más levantarse, por ejemplo los trabajadores informales o los de la construcción. Porque hay que tener en cuenta que luego de esto la gente va a tener más cuidado con sus gastos y solo gastarán en lo esencial como la alimentación y otras necesidades básicas. Entonces, estos sectores quedarán rezagados”, advirtió.

En ese contexto, hizo énfasis en que los gobiernos latinoamericanos deberán seguir ayudando a esos sectores, también a las pequeñas y medianas empresas para que el efecto de la crisis no se extienda en el tiempo.

Consideró que las acciones que se tomen hoy serán esenciales para evitar que una crisis coyuntural no se convierta en una crisis estructural. “No queremos que estos tres o seis meses que estamos parados por el aislamiento social nos fijen lo que nos va a pasar como sociedad en los próximos diez años. Nadie de nosotros quiere otra década perdida en América Latina” subrayó.

Por tanto insistió en que se debe ampliar el sistema de protección social adaptado al sector informal, puesto que este grupo no siempre se encuentra dentro de los límites considerados vulnerables o bajo la línea de la pobreza.

Asimismo expresó la necesidad de potenciar fuertes redes de investigación científica, más cooperación a nivel global, teniendo en cuenta este problema mundial con respuesta fragmentada.

En otro momento, haciendo catarsis sobre el sistema de salud mundial reflexionó que esta pandemia nos muestra las debilidades y tareas incumplidas del siglo XX.

“Estamos en siglo XXI y todavía no tenemos un sistema universal de salud que cubra a todos los ciudadanos. No tenemos un sistema de protección social y de seguridad social universal en nuestros países. No hay ninguna duda de que a futuro tendremos que invertir mucho más en nuestros sistemas de salud, en nuestros sistemas de protección para poder cubrir a toda la población”, sentenció.

Así también comentó que esta crisis sanitaria a nivel mundial nos muestra nuevamente un mapa de pobreza y desigualdad, el cual si no tomamos cartas en el asunto a tiempo, se abrirá una brecha importante de desigualdades sociales. “Debemos hacer cosas específicas para atacar ese fenómeno. Nuestro mapa de pobreza y desigualdad se pone en relieve ante esta crisis, por lo cual, este es el momento de corregir”.

Para finalizar, recordó una expresión muy utilizada durante los desastres naturales, “haciendo la salvedad de que la pandemia no guarda similitud a esos hechos, sí es una oportunidad para reconstruir, no igual, sino mejor”.