Olga Tokarczuk y Peter Handke, premios Nobel de Literatura 2018 y 2019

205

La polaca Olga Tokarczuk (Sulechów, Polonia, 1962) y el austriaco Peter Handke (Griffen, Austria, 1942) han ganado los premios Nobel de Literatura correspondientes, respectivamente, a los años 2018 y 2019, según acaba de dar a conocer en Estocolmo Mats Malm, que fue nombrado secretario permanente de la Academia Sueca el pasado 1 de junio.

Según el fallo del jurado, Tokarczuk ha sido premiada por su «imaginación narrativa» y una «pasión enciclopédica» en su escritura, mientras que Handke por haber desarrollado un trabajo «influyente» con «ingenio lingüístico» y haber explorado la periferia de la experiencia humana, informa la prensa internacional.

Tokarczuk es una de las mejores y más celebradas escritoras polacas actuales. Autora de ocho novelas y tres libros de relatos, sus obras se han traducido a treinta idiomas. Con «Los errantes», publicada en España por Anagrama, ganó el Man Booker International 2018 y fue finalista del National Book Award en la categoría de libros traducidos.

 

Es la primera vez en más de 40 años (la última ocasión fue en 1974 con el premio compartido por Harry Martinson y Eyvind Johnson) que la Academia otorga dos galardones. Esta excepcional circunstancia se debe a que en 2018 finalmente no se otorgó Nobel de Literatura tras el escándalo sexual que supuso la renuncia de varios de miembros de la institución sueca.

En los últimos días, copaban los primeros puestos de las apuestas de la casa británica Nicer Odds las escritoras canadienses Anne Carson y Margaret Atwood, la guadalupeña Maryse Condé y la rusa Liudmila Ulítskaya.

Entre los recientes ganadores del premio Nobel de Literatura se encuentran Kazuo Ishiguro (2017, Reino Unido), Bob Dylan (2016, Estados Unidos), Svetlana Aleksiévich (2015, Bielorrusia), Patrick Modiano (2014, Francia), Alice Munro (2013, Canadá), Mo Yan (2012, China), Tomas Tranströmer (2011, Suecia) o Mario Vargas Llosa (2010, Perú).

La última vez que no se otorgó el Nobel de Literatura fue en 1943, en el momento álgido de la Segunda Guerra Mundial.

La polémica causada por las acusaciones sexuales contra el esposo de una de los miembros de la junta, Katarina Frostenson, no tiene precedentes para la Academia Sueca, una venerada institución establecida por el Rey Gustavo III en 1786 y aún bajo el patrocinio real. La Academia se encontró repentinamente en el foco de atención después de que 18 mujeres denunciaran acoso sexual y asalto por parte de Jean-Claude Arnault, que actualmente se encuentra cumpliendo condena en prisión por violación.