Secretario de Estado dice que EEUU debe liderar la campaña mundial de vacunación contra la COVID-19

42

Antony Blinken aseguró que su país aporta capacidades únicas al impulso global, que van desde el desarrollo de vacunas hasta la formación de asociaciones internacionales público-privadas.

Estados Unidos debe tomar la iniciativa en el esfuerzo por vacunar contra el coronavirus a todas las personas en el mundo, indicó este lunes 5 de abril el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken.

Durante una rueda de prensa en el Departamento de Estado, Blinken indicó que Washington aporta capacidades únicas al impulso global que van desde el desarrollo de vacunas hasta la formación de asociaciones público-privadas internacionales «para organizar el esfuerzo público masivo y sostenido que se necesitará para poner fin por completo a la pandemia».

«Esta será una operación global sin precedentes. Tenemos el deber con otros países de controlar el virus aquí en Estados Unidos, pero pronto Estados Unidos tendrá que intensificar nuestro trabajo y estar a la altura de las circunstancias en todo el mundo, porque nuevamente, solo al detener la COVID-19 a nivel mundial, los estadounidenses estarán seguros a largo plazo», destacó el máximo diplomático estadounidense.

Estados Unidos ha aprobado tres vacunas contra el coronavirus para su uso de emergencia. La nación ha administrado hasta la fecha más de 167 millones de dosis, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Las vacunas más administradas han sido las de Pfizer-BioNTech y Moderna, que requieren de dos dosis, separadas por un periodo de 21 días y para que una persona se considere completamente inmunizada. Así mismo, la nación norteamericana recientemente comenzó a utilizar la vacuna de dosis única de la farmacéutica Johnson & Johnson.

La vacuna de AstraZeneca se enfrentará a una revisión en la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) en la primera quincena de abril.

Las declaraciones del diplomático estadounidense se dan cuando el número de contagios en todo el mundo supera los 131 millones de personas mientras que la cifra de muertes llega a los 2,8 millones.

Blinken sostuvo que Washington «no cambiará suministros de vacunas por favores políticos».

«Se trata de salvar vidas. Trataremos a nuestros países socios con respeto. No prometeremos demasiado ni cumpliremos menos. Mantendremos altos estándares para las vacunas que ayudamos a llevar a otros, solo distribuyendo aquellas que hayan demostrado ser seguras y efectivas. Insistiremos en un enfoque basado en la equidad», aseguró el alto funcionario.

Fuente: Agencia de noticias Anadolu.