En favor de la transparencia y educación de calidad Cartes resalta postura de estudiantado paraguayo en la ONU

658

El presidente de la República, Horacio Cartes, en su discurso de este lunes, ante las Naciones Unidas, manifestó que el objetivo principal del gobierno es la reducción de la pobreza, a corto plazo en un contexto de política de Estado de erradicación de la misma. Asimismo resaltó el compromiso con la transparencia y destacó el potencial de la juventud paraguaya.

El presidente paraguayo fue el décimo segundo orador de la tarde del 70 período de sesiones de  la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

El mandatario paraguayo comenzó su discurso indicando que la República del Paraguay es uno de los 51 estados que suscribieron el acta fundacional de la Organización de las Naciones Unidas que se ha convertido en una contribución histórica,  a la comunidad internacional.

Dijo que para nuestro país, el derecho a la igualdad y el respeto a la soberanía entre los estados, tanto grandes como pequeños, justifica la razonable expectativa,  en la plena consolidación de esta organización.

También destacó la importancia del fortalecimiento de la organización que debe apuntar concretamente a la construcción de un mundo verdaderamente justo, solidario y de rostro de dignidad humana a escala universal.

“Esto supones la superación de las inequidades y las desigualdades que empobrecen todavía el orden mundial que será realidad en la medida que se logre vigencia efectiva del derecho internacional y la concreción del sueño de una era pacífica y de bienestar compartido entre todas nuestras naciones”, expresó.

Lucha contra la pobreza

En otro momento de su alocución, Cartes  señaló que el objetivo principal de su gobierno es la reducción de la pobreza, a corto plazo, en el contexto de una política de Estado de erradicación de la misma.

“Por eso, mantenemos y aumentamos el alcance de los programas sociales, focalizados especialmente en la pobreza extrema y a través de las ayudas condicionadas. La generación de oportunidades, el empleo, la vivienda digna, el respeto, la equidad y el acceso a la educación, la salud y servicios básicos de calidad, constituyen el arsenal de nuestro combate sin treguas para erradicar la pobreza extrema de nuestra patria”, manifestó.

Indicó que estos programas brindan soluciones integrales y permanentes, para que las personas puedan generar capacidades de autonomía,  y se desarrollen plenamente.

Asimismo declaró que su gobierno busca el crecimiento económico inclusivo, para que el progreso llegue a todos los paraguayos. De igual manera apunta a la ampliación y modernización de las obras de infraestructura,  en la convicción, que transformando el país, se está  reduciendo la pobreza.

Potencial de la juventud paraguaya

“Y mantenemos siempre presente la importancia de la juventud en nuestro país. Paraguay es un país joven, el 75 por ciento de nuestra población es menor de 40 años y eso representa un gran capital humano. Celebro el entusiasmo de los jóvenes y en especial a los estudiantes que en Paraguay en estos días unieron sus voces en busca de la transparencia en la gestión pública y la educación de calidad”, pronunció el presidente

Igualmente proclamó su confianza en el inmenso potencial de los jóvenes, y su seguridad firme en la importancia del acceso a una educación de alta calidad para logar el progreso integral de la nación.

En tal sentido mencionó la creación del programa de becas  (Carlos Antonio López) para que, en la primera etapa, 1.500 profesionales paraguayos puedan estudiar maestrías y doctorados en las mejores universidades del mundo.

Gestión transparente

Asimismo destacó que el gobierno está comprometido con la transparencia y  la lucha contra la corrupción, flagelo que corroe las bases de la sociedad.

“Acabo de dictar el pasado 17 de septiembre, el instrumento legal que reglamenta la Ley “De Libre Acceso Ciudadano a la información pública y transparencia gubernamental” que permite a todos los ciudadanos hacer operativo el derecho constitucional de informarse. Promovemos una cultura de transparencia y desde el inicio de nuestro mandato hemos ratificado que lo público es público”, refirió el primer mandatario.

Añadió que “estos esfuerzos nacionales no serán suficientes, sin políticas internacionales,  promotoras de una eficaz cooperación, ecuánimes intercambios,  y adecuadas complementaciones  entre los países y entre las regiones. Estas tres condiciones exigen apremiantemente, un cambio de paradigma, y las Naciones Unidas deben coadyuvar a estas políticas”.

Por otra parte, dijo que el elemento humano continúa siendo lo más importante y lo esencial, pero a condición de que el hombre esté suficientemente capacitado. La clave es la educación.

En tal sentido urgió el fortalecimiento de la Unesco y dijo que  los países más desarrollados están obligados por la equidad y la ética, a una contribución mayor para su financiamiento.

“La educación de excelencia y la investigación científica  no deben ser solo patrimonio de algunos países, sino un bien público de carácter universal”, afirmó.

Horacio Cartes  también expresó la preocupación respecto al interminable éxodo de familias que huyen de los conflictos, como el que viven los sirios y en otros países ante la violencia de grupos radicales e intolerantes.

“No podemos dar la espalda a esta tragedia humana que se está viviendo hoy. Hacemos un llamado a que nuestra organización tenga la iniciativa de convocar a los estados miembros y en especial a los países de esa región,  para la adopción de las medidas necesarias,  en favor de ese sector más desprotegido de la sociedad civil”, afirmó.

También reafirmó que el desarme,  la no-proliferación y el control de las armas, constituyen factores esenciales para la paz y seguridad internacionales,  y la garantía que tienen los países más vulnerables,  de asegurarse un desarrollo económico y social sostenido.

El presidente además expresó  su preocupación sobre la preservación del medio ambiente y dijo que  Paraguay, como muchos países en desarrollo, prioriza en su política nacional, la preservación de la integridad y diversidad del patrimonio natural,  que ha heredado de sus ancestros.

“Somos conscientes  de la gran responsabilidad que tiene toda la humanidad, de custodiar los recursos de los cuales depende su existencia”, enunció al tiempo de instar a redoblar los esfuerzos y ratificar un compromiso político serio para mitigar, aliviar y revertir las consecuencias devastadoras del cambio climático.

Una vez más Paraguay hizo un llamado a las naciones desarrolladas y  pidió un trato especial y diferenciado, para los países mediterráneos en desarrollo.

“El hecho de ser un país en desarrollo sin litoral tiene su incidencia. Para atender esta situación, planteamos junto con 32 países con idéntica condición, un trato especial por parte de las economías más desarrolladas, que nos permita una mayor competitividad, sin aranceles elevados o restricciones no arancelarias”, exteriorizó.

Y agregó que una verdadera integración, supone también la transmisión de conocimientos e inversión de capitales y a la vez, pasa por un equilibrio en términos comerciales y en los tratados bilaterales y multilaterales.

“Ciertamente, la reducción de las asimetrías pasa por una integración económica, social y cultural, con miras a un destino común, no en políticas leoninas, donde se pretende que los países más débiles,  asuman los costos más altos”, declaró el jefe de Estado.

Mencionó además que Paraguay apoya el proceso de reforma de la Organización, a fin de lograr el fortalecimiento de la Asamblea General, como órgano de mayor representatividad, restituyéndole sus facultades legítimas, que deben ser interdependientes con las del Consejo de Seguridad, de acuerdo a los propósitos consagrados en la carta Fundacional de 1945.

Igualmente expuso que el Paraguay reafirma su compromiso de apoyo al proceso de paz en Colombia, iniciado por el presidente Juan Manuel Santos, y augura que pronto se pueda superar el conflicto que ha cobrado miles de vidas inocentes.

Finalizó su discurso diciendo que Paraguay reboza de juventud y “nos inspira a fomentar con energía,  la activa participación de los jóvenes,  en la construcción de una sociedad más justa y libre, como también,  la protección de los derechos de los niños y de las mujeres”.

Siguieron su discurso desde el recinto el canciller Eladio Loizaga, el ministro de Hacienda Santiago Peña, el ministro de Comunicación Fabrizio Caligaris y el jefe de Gabinete Civil, Juan Carlos López Moreira.