Agua potable llegará a más de 68 mil familias con nuevos sistemas de abastecimiento construidos por Itaipú

120

Diversas instituciones del área social conformaron un equipo de trabajo a instancias de la Unidad de Gestión de la Presidencia de la República para abordar soluciones integrales a las comunidades situadas en las inmediaciones de la franja de protección del embalse de Itaipú. El objetivo del Gobierno Nacional es preservar el medio ambiente y, a la vez, ofrecer respuestas concretas a las necesidades de las familias ubicadas en el área de influencia de las reservas naturales.

La iniciativa incluye, en una primera etapa, al Ministerio de Desarrollo Social, al Ministerio de la Niñez y la Adolescencia, al Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), al Instituto Paraguayo del Indígena (INDI), a la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) y a la binacional, según la decisión adoptada durante la reunión realizada este miércoles 1 de julio en Palacio de Gobierno, presidida por el ministro de la Unidad de Gestión y jefe del Gabinete Social de la Presidencia de la República, Hugo Cáceres.

“Celebro la presencia de todas las instituciones, porque solamente trabajando juntos podemos resolver estos temas y atender las necesidades de estas familias. Preservar el medio ambiente es fundamental, pero también atender los temas sociales de las comunidades”, explicó el ministro Cáceres al término del encuentro.

Las instituciones se comprometieron a trabajar en una agenda prioritaria para reforzar la presencia del Estado en aquellas comunidades que precisan de una respuesta integral desde el punto de vista social y económico.

Vale señalar que la Itaipú Binacional viene adoptando una serie de acciones para fortalecer la defensa de la franja de seguridad del embalse, a lo largo de 1.524 kilómetros, entre los departamentos de Alto Paraná y Canindeyú.

Asimismo, ha denunciado la creciente deforestación en la zona de Puerto Indio, Alto Paraná, a unos 100 kilómetros aguas arriba de la central hidroeléctrica. Itaipú activó los resortes legales en este caso y coordina con las demás instituciones el restablecimiento del orden en la zona.

El área afectada es de alto valor estratégico, considerando que la franja de protección de Itaipú, constituida por una cobertura boscosa, tiene la función de reducir la erosión y el ingreso de sedimentos y contaminantes al embalse, protegiendo la materia prima para la generación de energía que es el agua. Asimismo, constituye un corredor biológico que une las reservas y refugios de la Binacional, permitiendo el paso de los animales y la preservación de otras formas de vida silvestre.

Hechos como este atentan contra toda la zona de influencia de la represa, por lo que Itaipú viene fortaleciendo el control y resguardo de las áreas protegidas, al tiempo de coordinar el acompañamiento de las demás instituciones del Estado para evitar que la presión del entorno ponga en riesgo un patrimonio natural de todos los paraguayos, y pulmón de la humanidad, considerando que el Bosque Atlántico del Alto Paraná forma parte de la Reserva de Biósfera, reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).